Enfermos mentales siguen en las calles abandonados a su suerte y sin dolientes en Higuey | CIRCO26

Enfermos mentales siguen en las calles abandonados a su suerte y sin dolientes en Higuey

HIGÜEY. En los últimos días las principales calles del municipio de Higüey han sido el escenario de varios enfermos mentales, quienes d...

CompartirCompartir


HIGÜEY. En los últimos días las principales calles del municipio de Higüey han sido el escenario de varios enfermos mentales, quienes deambulan con las miradas pérdidas, sin rumbo fijo, desafían las inclemencias del clima, no sienten temor al tráfico vehicular y poco les preocupa si visten o caminan desnudos.

Las posibilidades de mejoría de estas personas se perciben distantes, ya que no existe una intención que provenga del Estado para que cambie. El psiquiatra Juan Santana explicó que el nivel de desarrollo de un país se mide por la cantidad de enfermos mentales que hay en las calles.

Es decir, que mientras más enajenados mentales se ven en la calle menos desarrollo tiene ese país. Asimismo, dijo que ese tema es un problema social, pero básicamente es de Salud Pública.

Dijo que muchas personas que tienen pacientes psiquiátricos los abandonan, y hay que son de procedencia extranjera. Actualmente, el hospital de Higüey tiene dos extranjeras en tales condiciones, una rusa y otra haitiana. Estas mujeres no han sido contactadas por ningún pariente y el hospital no ha encontrado la forma de resolver esta situación

“Las instituciones del Estado son las que deben enfrentar ese problema; en el caso de Higüey, no hay una institución que pueda acogerlos. En los hospitales se medican, pero cuando se controla la crisis del paciente no hay a quien entregárselo.

Además, muchos de esos que deambulan por las calles, (los enfermos) sí tienen familia, y si hubiese una entidad que le haga presión a la familia, porque ellos son los responsables, pudiese mejorar la vida de esos seres humanos”, explicó Santana. Aclaró que las enfermedades mentales se controlan, pero no se curan.

Santana entiende que la mayoría puede controlarse, si se le da el manejo y el tratamiento adecuado. Gran parte de los que andan en las calles son esquizofrénicos residuales, que son aquellos que tienen una etapa crónica avanzada, no han mejorado y se quedan con los síntomas repetitivos.

“Pero aun así si existiera la posibilidad de que tengan un familiar, que se le suministre el tratamiento, un lugar donde lo acojan, podrían mejorar en un 90 por ciento, y sobre todo controlarse, señaló el profesional de la conducta. Apunta que la incidencia de los enfermos mentales se debe en parte a la cultura de cada país.

“No tenemos consciencia de que es un enfermo mental; todavía hay quienes creen que una persona con enfermedad mental viene del más allá o que es brujería; un hechizo; una cultura anquilosada. Somos territorialmente hermanos de Haití.

En Haití la psiquiatría está en pañales. El 90 por ciento de los haitianos no creen en psiquiatría como ciencia”, puntualizó Santana. De igual manera, destacó que la esquizofrenia no se previene, porque es una enfermedad de brote y aparece de repente. Básicamente, la prevalencia mayor es en edades 25 a 35 años; si aparece antes o después de este rango, es peor el pronóstico.

Lo que sí se sabe es que hay una relación hereditaria. Los tratamientos son muy costosos. Santana valoró el esfuerzo que hace el Hogar para Enfermos Mentales Emaús. Sin embargo, dijo que ese centro no cuenta con la ayuda necesaria para albergar a más enfermos mentales.

Salud Pública La directora provincial de Salud Pública en La Altagracia, Mayra Paula Vargas, explicó que ese ministerio tiene un programa establecido y está contemplado en el plan operativo anual dirigido a la salud mental.

También se está planificando la realización de talleres con psiquiatras, empleados de las diferentes instituciones públicas y privadas, con el propósito de promover los hábitos saludables en pro de la salud mental.

En cuanto a los enfermos mentales que están en las calles, Paula puntualizó que se trabaja desde el Ministerio de Salud para ofrecerle a la gente estrategias que favorezcan estar sanos mentalmente.

Pero apunta que después que una persona está enferma debe trabajarse junto a la familia. Sostiene que no hay una cosa que le haga más falta a un enfermo y proveerle los medicamentos a tramental que el apoyo de su familia, que es su principal sostén y fortaleza. Advierte que si se deja sola, es muy difícil que se cure. El hospital cuenta con una unidad de salud mental, en la cual sólo se ofrece servicios para situaciones de crisis. Es decir, se recogen algunos enfermos de las calles en una ambulancia y se medican. Luego, lo ve el psiquiatra, pero después tiene que hacerse responsable un familiar, que generalmente no se presentan.

El paciente necesita un acompañamiento de la familia y de un terapeuta que le dé seguimiento a su problema. También reveló que en el municipio de Higüey se ha hecho una costumbre de que cada 21 de enero, cuando se celebra el Día de la Virgen de La Altagracia, y en las patronales de agosto, siempre aparecen una gran cantidad de enfermos mentales nuevos en las calles de Higüey, porque muchas personas los traen y los dejan allí.

A través del Servicio Nacional de Salud, para que ellos mejoren y puedan reinsertarse en la sociedad. “Las enfermedades mentales son las más difíciles porque ni te propia familia muchas veces te quiere apoyar”, apuntó Paula. Sobre si podrían en el futuro construir una casa de acogida para los enfermos mentales, manifestó que el Ministerio de Salud en los últimos años no tiene contemplado la idea de albergarlos, sino que están enfocados en dotar los hospitales modernos de unidades de salud mental, porque lo que se quiere es medicarlo y entregarlos a sus familiares.

Se ha comprobado que tenerlo encerrado no es lo más conveniente, porque tardarían más tiempo en mejorarse. Medicación, terapia y apoyo familiar, es lo adecuado, resaltó la funcionaria. Exhortó a esas familias que tienen un enajenado mental a buscar ayuda cuando se sientan agotados de luchar, y que deben informarse primero antes de tirarlo a las calles. Considera que casi siempre las personas pueden salir de ese estado, y si no con la medicación adecuada lo pueden tener calmado.

Emaús El Hogar para Enfermos Mentales Emaús es una institución sin fines de lucro, dedicada a acoger aquellos enajenados mentales que fueron abandonados por sus familiares y parientes. Este centro se fundó hace 18 años en el municipio de Higüey, por la Iglesia Evangélica Ministerio Internacional Emaús.

La pastora Belkis Castillo, quien dirige el centro y pastorea la Iglesia, en una entrevista que ofreció el pasado año al semanario Bávaro News, dijo que albergan 56 enfermos mentales. El centro está lleno a toda su capacidad, por lo que no puede recibir a más pacientes. Asimismo, sostuvo que “es la Iglesia la que costea todo.

Yo les pido sacos de arroz a las personas y nos ayudan. Pero una ayuda fija, no tenemos de nadie”, señaló. Cada cuatro días tienen que comprar un saco de arroz de 125 libras para poder cocinar, por un monto de 2,400 pesos. Castillo dijo que el hogar para enfermos mentales no recibe ninguna ayuda fija o donación de parte de ninguna institución o personas. Tampoco se ha hecho alianza con entidades del Gobierno.

FUENTE

Loading...
CompartirCompartir
expr:href='data:post.canonicalUrl'/>

Publicar un comentario

Relacionadas

REGIONALES 4763006842298138986

Nos reservamos el derecho de borrar todo comentario ofensivo que atente contra la moral, la dignidad, o las buenas costumbres

emo-but-icon

CENTRAL ROMANA CORPORATION

CENTRAL ROMANA CORPORATION

MONTAO CON LOS 30

MONTAO CON LOS 30

Braulio Mejía La Voz de tus eventos

Braulio Mejía La Voz de tus eventos
CONTACTANOS!!!

.

Loading...

Siguenos

Conecte con Nosotros

Chat

ULTIMAS NOTICIAS

item