Salud, guerra... ¿y esperanza? | CIRCO26

Salud, guerra... ¿y esperanza?

Salud, guerra... ¿y esperanza? IGNACIO NOVA En tanto la salud pública dominicana se debate entre ataques y contraat...

CompartirCompartir

Salud, guerra... ¿y esperanza?

  • Salud, guerra... ¿y esperanza?
IGNACIO NOVA

En tanto la salud pública dominicana se debate entre ataques y contraataques, el país se pregunta si esta guerra sin cuartel e interminable no tendrá por objeto convencer a todos, de una vez y para siempre, de que sólo ilusos creerán que el fin es garantizar los derechos a más y a mejor salud que a la ciudadanía confieren la Constitución y las leyes General de Salud 42- 01 y 41-00 que creó el Sistema Dominicano de Seguridad Social (SDSS).
Sorprendentemente de acuerdo en torno a lo inoportuno de intervenir simultáneamente más de medio centenar de hospitales públicos para su reparación, ampliación o construcción, el Colegio Médico Dominicano (CMD) y los voceros de salud ofi ciales ocupan encabezados y telenoticieros para acusarse mutuamente de incumplir los acuerdos a que arribaron el 8 de noviembre del 2016, después de un diálogo intrincado, desde inicios de ese año y formalmente iniciado en su mes de abril, gracias al cual fi nalizaron las huelgas y caminatas al Palacio de los llamados Gremios de la Salud, lo que aportó al gobierno la tranquilidad necesaria para consolidar el 62% de votos con los que resultó electo el Presidente de la República.
Hoy una gran nube se forma sobre la posibilidad de corregir los entuertos en salud. Escépticos fanatizados afi rman que el modelo tripartita, de autogestión y hospitalario sólo es terruño para la privatización y las canonjías políticas. En tanto, los actores institucionales protagonizan una lucha sin cuartel o velada, en hospitales, calles o el Consejo Nacional de la Seguridad Social (CNSS). Chirridos entre eslabones de un sistema por cuya armónica funcionalidad el país anhela y no puede esperar más.
Hasta llegar a la alerta de gravedad.
Provino de un Ministerio de Administración Pública (MAP) que entra al ruedo para señalar los objetivos de efi ciencia pendientes de lograr en la gestión hospitalaria.
Al igual que Salud Pública y el CMD, el MAP indica la necesidad de mejores condiciones laborales en los hospitales. Con Salud Pública y el Servicio Nacional de Salud (SNS), la urgencia de una gerencia pública que no termina de fraguar —ahora por la intervención de los hospitales— y cuya ausencia y fragilidad reducen la “capacidad resolutiva” de los centros, afectando la calidad y disponibilidad de los servicios y la atención médica de la red pública de salud.
Drama de salud agravado por el 27.5% que aportan las muertes de nacionales haitianas a la Mortalidad Materna. Y por el casi 10% del presupuesto en salud que estos inmigrantes consumen.
Lo dijo el Ministerio de Salud. Vino al ruedo por el tema Crisis hospitalaria.
Pese a la constitución del SNS.
Quizás para aportar su liderazgo y entronques socio-gremiales, por ahora una de las pocas herramientas en manos del gobierno para recuperar o evitar que empeore el grado de gobernabilidad sectorial y gobernanza ya afectado producto —entre otros factores— por la merma en la cantidad, calidad y disponibilidad de los servicios y la atención causada por la intervención masiva de hospitales dispuestos por el gobierno para este año y un denunciado défi cit de equipamiento.
En tal coyuntura, la participación de Salud Pública puede aportar a la reconstrucción de un diálogo respetuoso y responsable entre las partes porque no es tiempo de mazazos de poder, menos jerárquicos.
Como contraparte, el aporte al servicio de salud de muchos agremiados al CMD debe ser apreciado. De hecho se ha estado premiando. Quien suscribe es testigo de las condiciones terribles en que muchos médicos trabajan en algunos hospitales. ¡De la dedicación y entrega con las que asumen su labor! Se impone, por tanto, que las partes se comprometan a cumplir los compromisos contraídos. Recomponer sus confi anzas mutuas. La fuerza jerárquica o el reclamo airado no generan soluciones. Es hora de enfrentar juntos los problemas de ambos y de todos. El diálogo debe coronarse con hechos.
Cumplir para el gobierno es viabilizar la realización de su agenda y plan estratégico 2017- 2020. Para el CMD, contrariamente, presa de una cultura dominada por la racionalidad económica en el servicio hospitalario, el tema tiene justifi cadas exigencias y vínculos múltiples, muchos de ellos con ramifi caciones exógenas a los temas vinculantes al Ministerio de Salud o al SNS.
Un país con 1.6 médicos por cada mil habitantes (Banco Mundial, 2014) puede brindar la oportunidad a muchos de esos 14 mil médicos que el CMD afi rma faltan en este sistema de salud cuya cantidad de médicos es 0.5 más que Costa Rica, 0.1 más que El Salvador, 1.2 más que Jamaica, 0.1 más que Colombia y apenas 0.3 menos que China, una potencia comercial y económica.
Las cifras y los hechos hablan claramente del gran esfuerzo. Ante la intervención de los hospitales se imponen, pues, la comprensión y la espera; especialmente donde las obras avanzan. Y la advertencia, allí donde se han estancado.
La denuncia de incumplimiento de los acuerdos suscritos que procede de ambos bandos sólo se supera con una acción: reconstruyendo la confi anza y la colaboración mutuas. ¡Vale decir cumpliendo! Si se incumplen, ambos sectores se estarán autodeslegitimando. A la vista de la sociedad toda.
La solución: cumplir. Su objeto: fortalecer la calidad de los servicios y atención en salud. Un sistema con médicos ganando $14 mil pesos sería un anacronismo económico y una injusticia alevosa.
La defensa y persistencia de médicos incumplidores de horarios y deberes impide superar los indicadores de salud, causa sufrimientos y muertes evitables. Algo inaceptable. La salud no es paredón.
Los temas del CMD con relación a la SDSS nada tienen que ver con los hospitales públicos. Más ñoñería a favor de los galenos no pudo ni podrá ingeniarse el Seguro Nacional de Salud (SeNaSa). En tanto el CMD guerrea y ataca y las partes se acusan mutuamente, la sociedad atestigua que un Presidente no cede en su misión: continúa inaugurando centros de salud, atención primaria y hospitales.
Loading...
CompartirCompartir
expr:href='data:post.canonicalUrl'/>

Publicar un comentario

Relacionadas

OPINION POLITICA 1709868394851054767

Nos reservamos el derecho de borrar todo comentario ofensivo que atente contra la moral, la dignidad, o las buenas costumbres

emo-but-icon

CENTRAL ROMANA CORPORATION

CENTRAL ROMANA CORPORATION

FERRETERIA DETALLISTA

FERRETERIA DETALLISTA
Ferretería Detallista. 30 Años Supliendo al Constructor

IBERIA..LA PRIMERA

IBERIA..LA PRIMERA
La Primera

DE AZA TECNOLOGIA

DE AZA TECNOLOGIA
Tu Mejor Opción en computadoras

.

Loading...

LO REAL ESTUDIO

LO REAL ESTUDIO

Siguenos

Conecte con Nosotros

Chat

ULTIMAS NOTICIAS

item