El Dream Team de Barcelona 92: Un regalo en forma de sueño. | CIRCO26

El Dream Team de Barcelona 92: Un regalo en forma de sueño.

El 'Dream Team' hizo de Barcelona una cita aún más única: acaba para siempre el 'amauterismo' y expandía la NBA a un...

CompartirCompartir


El 'Dream Team' hizo de Barcelona una cita aún más única: acaba para siempre el 'amauterismo' y expandía la NBA a una dimensión global
Ni antes ni después el olimpismo recibió semejante electroshock, una revolución llamada Dream Team, un regalo para hacer más inmortal aún a Barcelona'92, los Beatles tocando en exclusiva durante 15 días en el Olímpico de Badalona. Se escribió la historia del baloncesto en letras imperecederas aquellos días, pero también la historia del deporte, pues más allá de las exhibiciones, aquel grupo de elegidos, unidos por primera y única vez para aquel evento -«si hubiéramos estado juntos dos semanas más habríamos tenido bastantes problemas...»-, finiquitó ya cualquier rastro del amateurismo que tan ligado fue a los Juegos en su origen. Es decir, hicieron que la cita ya nunca volviera a ser lo mismo.
Fueron asombro desde su génesis. Su aparición, en tiempo y lugar, fue una eclosión de elementos, pero también un conjunto de benditas casualidades. El empeño de Samaranch -quien encontró en David Stern al mejor aliado-, por convertir la cita olímpica en un espectáculo-negocio global, la afrenta de Seúl 88, con los universitarios yankees expulsados de la final por la URSS de Sabonis, Kurtinaitis y el zorro Gomelsky y, a consecuencia de todo eso, el cambio de normativa de la FIBA en 1989. Ahora ya sólo había que ir puerta por puerta del Olimpo en busca de los 11 dioses... y del elemento capaz de conciliar sus egos.
Larry Bird, cuya imagen tumbado en la banda por su maltrecha espalda devino en icono de Barcelona'92, sólo le convenció su hermano Magic Johnson, quien meses antes conmocionó al mundo en aquella rueda de prensa en la que anunció que era portador del virus del SIDA. Ya sólo se vestiría de corto para el All Star de Orlando y para los Juegos (y aquel retorno efímero de 1996). Con Jordan como instigador, vetaron al odiado Isiah Thomas, que, junto al lesionado Dominique Wilkins, fue la única ausencia resaltable. Clyde Drexler completaría el roster, además del universitario Laettner, dos veces campeón con Duke.

Golf, salidas nocturnas y videojuegos

Los manejos de Chuck Daly, a quien el seleccionador croata le salvó ya en la final de su promesa de no pedir un solo tiempo muerto en los Juegos (fue el propio Petar Skansi quien paró tras el parcial de 21-9 de los de Kukoc, Petrovic y Radja), la verborrea de Charles Barkley, las constantes mañanas de golf de Jordan, las escapadas nocturnas por Barcelona, el glamour desplegado por la expedición fuera de la Villa Olímpica -eran los únicos hospedados en el Hotel Ambassador, dos plantas y sala de videojuegos Nintendo para ellos y sus familias en el corazón de Las Ramblas-, incluso aquella derrota desvelada años después contra un grupo de universitarios dirigido por Coach K. Todo eso y mucho más, forma parte de la leyenda.
Si venían de una redención, tras el rotundo balance (oro, 14 victorias en 14 partidos oficiales contando el preolímpico de Portland, por una diferencia media de 44 puntos y sin ningún partido de menos de 100 puntos), habría otras, cada nueva versión con menos ensueño hasta el colapso en tres torneos seguidos (Indianápolis 2002, Atenas 2004 y Japón 2006). Nunca hubo ni habrá nada igual, pero la competitividad rescatada de las últimas versiones del USA Team -imbatidos desde hace 11 años- deriva en gran parte del honor perdido y del referente de los pioneros de Barcelona, a los que sólo Kobe Bryant se atrevió a comparar en Londres 2012: «Ellos eran, sobre todo, jugadores exteriores, viejos y al final de sus carreras. Nosotros tenemos jóvenes deseando competir. Creo que ganaríamos». La diferencia era el respeto, pues enfrentarse a aquel fenómeno no suponía un resorte a la competencia; la inercia era la de fotografiarse con aquellos ídolos.
Porque el Dream Team original es incomparable. Por pioneros, por legendarios, por únicos. Por eternos. Porque cambiaron para siempre la faz de un deporte. Aquellos Juegos abrieron la puerta a la definitiva globalización de la NBA. Y no es baladí. Si hoy cientos de extranjeros campan sin complejos por la mejor liga del mundo, enfundándose con absoluta normalidad camisetas entonces míticas e inalcanzables, es gracias a aquellos días.
Loading...
CompartirCompartir
expr:href='data:post.canonicalUrl'/>

Publicar un comentario

Relacionadas

deportes 7688127493777866921

Nos reservamos el derecho de borrar todo comentario ofensivo que atente contra la moral, la dignidad, o las buenas costumbres

emo-but-icon

CENTRAL ROMANA CORPORATION

CENTRAL ROMANA CORPORATION

Braulio Mejía La Voz de tus eventos

Braulio Mejía La Voz de tus eventos
CONTACTANOS!!!

IBERIA..LA PRIMERA

IBERIA..LA PRIMERA
La Primera

.

Loading...

LO REAL ESTUDIO

LO REAL ESTUDIO

Siguenos

Conecte con Nosotros

Chat

ULTIMAS NOTICIAS

item